Matrícula escolar aumenta 30% después de que Glasswing transforma una escuela pública en una Escuela Comunitaria

Publicado el 12 mayo, 2017 by Glasswing International

Santa María de Jesús es una comunidad localizada a 15 minutos del punto turístico Antigua, Guatemala. Sus pobladores locales se ganan la vida como agricultores y ventas de productos artesanales. Aun así, cerca del 60% viven en pobreza con un ingreso de menos de $200 al mes, una cantidad insuficiente para cubrir las necesidades básica de las familias de entre 6 a 9 miembros. Es, además, comunidad de alto riesgo, vulnerable a las enfermedades y desastres naturales.

Los miércoles, los agricultores y comerciantes se reúnen en el mercado local para vender su mercancía en la plaza central, en frente de la iglesia del pueblo y de un centro de salud. La escuela publica Santa María de Jesús, donde aproximadamente 900 niños asisten a la escuela, está situada a la vuelta de la esquina del mercado.

Cuando Glasswing Guatemala descubrió por primera vez esta escuela, planificaron un día de voluntariado para revitalizar su infraestructura. Hicieron arreglos al techo, cocina, baños, áreas comunes y la fachada de la escuela. Silvia Gabriela Beltrán, directora del centro escolar, expresó que previo a esto, fue un reto obtener recursos para mejorar la infraestructura. “La única manera de recaudar fondos para la escuela era por medio de subastas pequeñas con maestros y miembros de la familia, pero la realidad económica de los miembros de la comunidad es difícil,” comentó.

Con la ayuda de One Kid One World y United Talent Artists, Glasswing organizó el proyecto para revitalizar la escuela. Esto incluía elaboración de murales, actualización de pupitres y nuevas plantas. Incluso se mejoró la calidad de las instalaciones eléctricas y las ventanas de la escuela.

La escuela fue revitalizada en agosto del 2015, pero en febrero de este año la escuela reportó un incremento en la matricula del 30%. El proyecto motivó a los padres a matricular a sus niños en la escuela. Esta estadística es significativa en una comunidad donde es práctica común llevar a los niños al trabajo en lugar de llevarlos a una escuela donde pueden pasar todo el día aprendiendo.

“Nosotros nunca habíamos visto un cambio tan positivo en la escuela. Los niños y los padres están motivados. Hoy nuestros niños y jóvenes pueden contar con mejores infraestructuras en un espacio renovado, una cocina y baños limpios”, dijo Beltrán.